Suscríbete directamente al feed del blog

Fue sin querer

Una bola de demolición es un instrumento lo suficientemente peligroso como para no manejarlo si no estás seguro de que lo vayas a hacer bien, máxime si justo debajo de la misma hay un coche. En estos casos es mejor no ayudar...

Click en la imagen para ver el video

Descargarlo

Tags:

1 comentarios:

Ulyses dijo...

A mi es que me parece mosqueante el que me dieran el aparatejo ese, pero bueno... el susto que se llevan es mayúsculo.
Lo mejor es cuando viene el dueño y el operario se desentiende o dramatiza la situación como diciendo: "En menudi lio te has metido tú" jaja.

Carrusel de spots